Autoliderazgo: Ser testigo de tí mismo

Cuando hablamos de liderazgo, es absolutamente necesario tocar el tema del autoliderazgo, porque no puede haber avance efectivo en ningún reto que nos planteemos si no hemos aprendido antes a gerenciar nuestras emociones y la manera como enfrentamos las situaciones del día a día.

Para lograr ser eficientes y productivos en lo que hacemos y en lo que queremos lograr, necesitamos tomar consciencia plena de cuáles son las cosas que más nos importan y qué sentimos que esas cosas nos aportan. Solo así podremos ser coherentes en pensamiento, palabras y obras: siendo conscientes de nuestros verdaderos valores. Nuestros valores son la gasolina que nos impulsa a actuar o a dar un giro necesario en un punto del camino si nos damos cuenta de que por donde vamos no estamos obteniendo satisfacción, gozo ni autorrealización.

Existen ejercicios muy interesantes para detectar cuáles son los verdaderos valores que nos mueven. Basta con hacerse algunas preguntas personales como ¿Cuáles son las cosas que a mí más me importan? ¿Qué siento que me aportan? ¿Quiénes son las personas más importantes en mi vida? ¿Qué siento que estas personas me generan y en qué siento que enriquecen mi experiencia personal? ¿Qué es eso a lo que yo jamás renunciaría y que siento que es el verdadero motivo de mi existencia?

Hay dos ejercicios que a mí en lo particular me han resultado sumamente divertidos y esclarecedores para “limpiar mi lente”. Uno se llama “Discurso del funeral” y el otro se llama “Mi diario en 5 años”. Cualquier persona que desee dar un giro positivo a su vida, sea cual sea su situación actual, tendría que realizar estos dos ejercicios de imaginación para ver con más claridad dónde está y hacia dónde va.

Recrear en la mente nuestro propio funeral nos permite imaginar qué queremos que otros digan de nosotros y cómo queremos que se nos recuerde. Aquí cabe preguntarse ¿Estoy haciendo lo que quiero que sea mi distintivo? ¿Estoy haciendo en este momento eso por lo que quiero que se me recuerde? En mi caso personal, yo sí quiero dejar huella y básicamente quiero que se me recuerde por haber trabajado para despertar consciencias. En lo que respecta a mi diario personal dentro de 5 años, hay acciones que ya he tomado y otras que tengo que sumar para que mi vida tome la dirección que deseo. Nada distinto a lo que puede estar pasando contigo. En todo caso, y tomando en cuenta mis experiencias en los últimos años y lo que estoy viviendo actualmente a raíz de la crisis en Venezuela, todas las subidas y bajadas por las que he pasado, todas las penurias, las gravedades físicas y emocionales que he tenido que transitar y las limitaciones que vivo a diario, si hay algo de lo que estoy segura es de que doy un profundo valor a mi bienestar físico, mental y emocional, por encima de cualquier circunstancia. Así mismo, doy un profundo valor al conocimiento, a la comunicación y a la libertad. Son cosas a las que no voy a renunciar jamás, por las que siempre voy a trabajar, y para mí el amor, esa fuerza que todo lo puede, pasa por el respeto a todo lo que a cada uno más le importa en la vida. Mi caso no es la excepción y el tuyo tampoco.

En este punto de preparación en el que me encuentro, pienso que antes de pensar en liderar iniciativas y a grupos, es vital aprender a dominar todo lo referente al autoliderazgo, solo así seremos coherentes y será más probable que dejemos una huella indeleble y positiva en la vida de los demás, además de contribuir al surgimiento de una sociedad más consciente.

Para que algo ocurra, es necesario estar dispuesto a dar el primer paso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s