RELATO CORTO: LA EXCEPCIÓN DE LA REGLA, por Maria Florinda Loreto Yoris. Primera parte.

¡Hola, amigos! Los invito a leer este relato para suavizar tensiones y tomar un respiro entre tantas actividades. Feliz semana.

El Sello del Escritor

Rodaba el año 2001 y poco sabía yo por qué siempre dicen que toda regla tiene su excepción. Hasta que un día hallé un regalo de la divina providencia en mi jardín, al que llamé César por sus ojos verdes, y Augusto por el mes que corría cuando lo encontré.

Aquel viernes había amanecido despejado y no hacía calor, a pesar de que escasamente tres días antes habíamos entrado en el mes de agosto. En esa época yo dormía en la habitación central de la casa, cuya ventana da al callejón del jardín. Siempre sé que faltan diez minutos para las seis de la mañana porque a esa hora comienzan a cantar los pajaritos, pero ese día me pareció escuchar un sonido adicional que no lograba reconocer. De hecho, sigo sin saber describirlo. Lo cierto es que fue tanta la insistencia que tuve que levantarme, la curiosidad no me dejó…

Ver la entrada original 1.423 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s