¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL CONTROL EMOCIONAL PARA ALCANZAR METAS?

Para efectos del Autoliderazgo, cuando tienes una meta y no avanzas, cuando inicias un proyecto pero a mitad de camino se trunca porque lo dejas, o logras algunos objetivos con demasiada dificultad pero al final pierdes el trabajo que has hecho (a pesar de contar con recursos técnicos, tales como conocimientos, experiencia, etc), generalmente es porque algún factor emocional te está interfiriendo y haciendo que te autosabotees. Unas veces desistirás tú y otras veces será la propia situación la que te expulse.

Es mayormente por los arrebatos emocionales que se dañan relaciones, se rompen sociedades, se caen negocios e incluso se fracturan núcleos familiares. Por no saber canalizar lo que sientes puedes estar corriendo el riesgo de perderlo todo, no importa cuánto te haya costado, ni cuánto tiempo te haya llevado lograrlo.

Cuando te dejas arropar por una situación, dañas tus planes y acabas con los resultados que pudiste haber obtenido. Por esta razón es que a la hora de enfrentar problemas, tus estudios y títulos de muy poco sirven.  Esos conocimientos sólo ayudan a sacar adelante la parte práctica y objetiva, pero no resuelven la parte emocional.

Son las emociones las que llevan la batuta y tienes que aprender a manejarlas para que seas tú quien las gobiernes a ellas y no ellas a ti. Si no lo haces, te condenas a ti mismo a seguir yendo de fracaso en fracaso por no saber dominar tu carácter.

Indagar y detectar cuáles son las creencias limitantes y emociones que te están obstaculizando te permitirá ver el problema de manera más objetiva y tomar nuevas decisiones sobre la marcha. De esto trata lo que se conoce como Autoliderazgo: de conocerte a ti mismo, examinar tus reacciones y aplicar correctivos donde haga falta para acercarte más a la consecución de tus objetivos y metas. A partir de allí, lo que queda es tener claridad de lo que quieres alcanzar y perseverar hasta conseguirlo.

Actualmente, me desenvuelvo entre escritores y me he encontrado con que hasta los más experimentados albergan algún tipo de inseguridad. Tener inseguridades es completamente normal; de hecho, no tenerlas sería anormal. No se puede estar bien todo el tiempo, ni se puede tener todo previsto de una vez. Sin embargo, lo que sí puedes hacer es canalizar lo que sientes, hacia una actividad que te reporte algún beneficio, te acerque a tu meta y de algún modo pueda servirle a los demás. Así nacen los campeones del deporte, los grandes compositores, los escritores de renombre, los poetas inolvidables ¿O es que tú crees que siempre se sintieron bien? ¿De dónde piensas que sacaron el ímpetu para lograr lo que hicieron?

Un ejercicio que aprendí durante el curso de Autoliderazgo es el de crear mi propia lista de preguntas a las que llamo mis “Top 5”. Son 5 preguntas diseñadas para usarlas cada vez que me encuentre ante alguna situación que me signifique un reto o un desafío.

En la práctica, hacerte estas preguntas te permitirá retomar el control sobre la situación y tener una visión más objetiva acerca de lo que te está ocurriendo. Además, podrás ver mejor qué terreno estás pisando y qué pasos necesitas dar.

Siempre puedes crear tu propia lista, estas son mis “Top 5”:

  1. En lo personal ¿a qué me está conduciendo lo que está ocurriendo?
  2. Esto que ahora tengo que hacer ¿qué ventaja me representa? ¿me acerca a mi meta?
  3. ¿Qué me está enseñando esta situación?
  4. ¿En qué voy a mejorar si lo resuelvo?
  5. ¿En qué puedo ayudar a otros con este aprendizaje?

Una vez obtengas tus respuestas, permítete una lluvia de ideas y escoge las que quieras para ponerlas en práctica. Si no funciona, de una vez o completamente, no te preocupes. Siempre tendrás oportunidad de reajustar tu plan hasta que lo afines lo suficiente. Cuando des con tu propia fórmula y empieces a obtener los resultados, objetivos y metas que ansías, continúa y no interrumpas. En la medida que te conozcas y ejerzas control sobre tu mundo emocional estarás ejerciendo tu Autoliderazgo.

Gracias por tu visita y, si no lo has hecho aún, suscríbete al blog para recibir una notificación en tu correo cuando publique otra entrada, da un me gusta para que este artículo llegue a más personas ¡y sígueme la pista la próxima semana!

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pablo Neruda.