CUALIDADES DE UN LÍDER: Cómo generar un impacto positivo en los demás.

Si realmente deseas generar un impacto positivo en los demás, es necesario que superes tus propias limitaciones. Si aún no has alcanzado tus metas más ambiciosas, al menos tienes que estar encaminado hacia ellas, porque de no ser así no podrás transmitir de manera natural la fuerza y la credibilidad propias de un líder.

A diario puedes entrar en contacto con cientos de personas, puedes dictar infinidad de seminarios, no sólo leer sino incluso escribir docenas de libros sobre desarrollo personal, pero nada de eso surtirá efecto en la gente si tú no aplicas en ti mismo lo que sabes. Sólo siendo ejemplo de lo que promueves podrás resultar convincente.

Hay maneras de ganarse a la gente, pero si no logras convertirte primero en un vencedor, lo que obtendrás será una gran decepción. Primero ocúpate de crecer y, una vez que estés convencido de tus fortalezas y alcances, entonces estarás listo para enfocarte en ayudar a los demás en eso que ya dominas por completo.

Para ganarte a los demás, es imprescindible que goces de verdadera salud emocional porque de eso depende tu propia sensación de bienestar personal, y es absolutamente cierto que no puedes brindar a otros lo que tú mismo no tienes dentro de ti. No puedes disfrutar de la compañía de otros si te sientes mal contigo mismo. De igual manera, los demás no podrán sentirse bien estando contigo si no exteriorizas el equilibrio, el dinamismo, la confianza y la seguridad que buscan al apoyarse en ti.

Es normal tener algunas inseguridades, y ser un ganador no se trata de proyectar una falsa imagen con la que pretendas aparentar ser invencible. La gente común y corriente busca sentirse segura y se queda donde se siente aceptada. Muchas veces, quienes están a tu alrededor sólo demandan que los orientes sin criticarlos y dan lo mejor de sí mismos si reciben instrucciones de alguien tolerante y comprensivo.

No todos vamos a la misma velocidad y ritmo. De hecho, respetar los tiempos de cada uno habla de la tolerancia que nos tenemos a nosotros mismos. ¿Tú respetas tus propios tiempos?

Ahora, cuéntame en los comentarios si esta información te ha gustado y, si te pareció importante, por favor compártela para que llegue a otras personas interesadas en estos temas. Si deseas, también puedes seguirme en elsellodelescritor.wordpress.com

¡Te espero en la próxima publicación!

9 CONSEJOS DE ORO PARA GANARTE LA SIMPATIA DE LOS DEMAS

El ejercicio del liderazgo te exige ganarte la confianza y el respeto de las demás personas. Es imposible que saques adelante iniciativas, de cualquier índole, si no cuentas con la simpatía y la aceptación de los integrantes de tu equipo, o de la gente en general.

Hoy en día la popularidad se mide en función de las reacciones y los comentarios en las distintas redes sociales, pero el don de gentes sigue pareciendo una cualidad reservada para pocos. Sobre este tema se ha escrito mucho; sin embargo, en la práctica parece no ser tan sencillo como en la teoría.

Si has asumido el reto de ejercer el liderazgo, cualquiera sea el área que hayas decidido liderar, debes haberte dado cuenta de lo importante que es que te conviertas en un imán para atraer a las personas. Seguramente sabes ya que en la medida que seas más agradable en tu trato, crearás mejores equipos, serás más respetado y lograrás mayores resultados. ¿Pero cómo lograrlo? ¿Cuál es el secreto para caer en gracia?

A continuación te enumero 9 consejos de oro para ganarte a los demás:

  1. Saca a relucir el valor que encuentras en cada persona.
  2. Ayuda a tu gente a encontrar su propósito y a trabajar en lo que más ama y mejor sabe hacer.
  3. Enseña a otros a pulir su visión y a esforzarse para lograr sus metas.
  4. Entrénalos para que desarrollen la capacidad de ver la ventaja que se oculta detrás de cada fracaso.
  5. Enséñales a cultivar una actitud positiva, sin desconocer la realidad. Esto lo da la objetividad.
  6. Hazles ver que cada día cuenta y que siempre se puede volver a empezar. Esto exige desarrollar la determinación.
  7. Enséñales que cada quien tiene algo valioso que aportar, sin excepción.
  8. Antes de pretender ganarte a los demás, reconcíliate contigo mismo.
  9. Comienza por aplicar estos secretos en tí y luego, cuando estés convencido y proyectes tu nuevo yo de manera natural, disponte a entrenar a los demás.

El liderazgo exige un carisma que viene de adentro y el tuyo lo tienes que proyectar con naturalidad.

Ahora, cuéntame en los comentarios si estos consejos generales te han sido útiles y si sugerirías alguno más. ¿Se te hace fácil ganarte la simpatía de los demás? ¿Encuentras alguna dificultad en particular a la hora de relacionarte con otras personas? Me interesa conocer tu experiencia y saber tu opinión sobre el tema.

Muchas gracias por llegar hasta acá y, si te ha parecido útil esta información, por favor comparte esta entrada para que llegue a otras personas interesadas en el tema. También puedes seguirme en elsellodelescritor.wordpress.com

¡Te espero en la próxima publicación!

7 CONSEJOS PARA GANARTE LA CONFIANZA DE LOS DEMÁS SIN QUE TE PIERDAN EL RESPETO

Si algo demanda la vida misma es fortaleza de carácter. Cuando tienes un carácter débil te cuesta ganarte el respeto de los demás y pierdes oportunidades irrepetibles de crecer dentro de cualquier empresa, incluso si esa empresa es tu propia familia.

Por miedo a la reacción de los demás, muchas veces dejas pasar por alto fallas que luego tienes que pagar con creces. Callas lo que debiste haber dicho en el momento, sólo por mantener una armonía que no es tal.

Cuando sufres de debilidad de carácter permites situaciones que te perjudican, por temor a ser juzgado de incomprensivo y egoísta. Cedes tu espacio, muchas veces a quien no lo merece ni lo valora, y de tanto retroceder para que otros avancen terminas acorralado contra la pared.

Si no aprendes a establecer límites, para los demás siempre será muy fácil pasar de la confianza al abuso. Si te dejas llevar hasta este punto, se puede decir que perderás el control y tendrás que tomar medidas drásticas para poner punto final, justo lo que más detestas.

La experiencia más difícil que te toca enfrentar cuando eres débil de carácter es tener la responsabilidad de llevar las riendas de alguna situación o dirigir algún grupo, pertenezca éste o no a una organización.

En la publicación anterior LOS 10 CONSEJOS DE RIGOR PARA SER UN BUEN LIDER Y NO FRACASAR EN EL INTENTO, te decía que tan enfermo está quien se subestima a sí mismo como quien subestima a los demás. En este sentido, si bien al ego tienes que trabajarlo para que no se te suban los humos tan fácilmente, y puedas hacer uso de tu autoconfianza de manera saludable y sin atropellar a los demás, del mismo modo tienes que aprender a estar para otros pero sin pasar por encima de tus propias necesidades e intereses. Esto es parte de lo que significa establecer un equilibrio y es fundamental a la hora de ejercer un rol de liderazgo, incluso en tu vida personal.

Un buen líder defiende valores correctos, toma decisiones por el bien común y no para su propio beneficio, prestando atención a los puntos de vista y necesidades de los involucrados. Se muestra seguro de lo que dice y del camino a seguir, porque sabe lo que hace y no improvisa de manera irresponsable. Transmite confianza a los demás porque se muestra de manera genuina y, aunque es amigable y accesible en su trato, sabe poner los límites necesarios para que esa confianza no se convierta en abuso.

Si reconoces en ti la debilidad de carácter en alguna de las áreas de tu vida, hay sugerencias que te pueden ser útiles y te ayudarán a desempeñarte mejor en cualquier rol de liderazgo que tengas que ejercer:

  1. Reúnete en privado con las personas involucradas.
  2. Expresa lo que hasta el momento se ha hecho bien y ha dado resultados positivos.
  3. Manifiéstales tu punto de vista sobre eso que puede representar un problema y que les afecta a todos.
  4. Escucha todos los puntos de vista y toma en cuenta el factor emocional en cada planteamiento que te hagan. Cada uno de ellos está viendo una misma situación desde una perspectiva diferente, de acuerdo a cómo y cuánto le afecta a él o ella.
  5. Haz las observaciones necesarias, de acuerdo a la información obtenida.
  6. Plantea lo que es necesario corregir, haz sugerencias de mejoras y escucha las sugerencias aportadas por tu equipo, grupo familiar o pareja, según sea el caso.
  7. Tomen la decisión entre todos, de modo que el beneficio sea mutuo.

Sí, en la práctica no es tan sencillo, pero bien vale la pena intentarlo. Las relaciones humanas son complejas, pero en la variedad y en las diferencias está la riqueza que nos aportan los otros puntos de vista.

Y tú ¿Crees que puedes aplicar estos consejos y obtener una buena respuesta? Déjame tu comentario y conversemos al respecto, ¡me encantará responderte!

Gracias por llegar hasta aquí. Si te ha sido útil la información, por favor déjame un “me gusta” para que pueda llegar a más líderes en potencia, suscríbete para que recibas en tu correo la notificación cada vez que yo agregue una entrada nueva, y comparte este artículo con tus amigos para que también pueda ayudarles a ellos a despertar su líder interno.

Para que algo ocurra, hay que estar dispuesto a dar el primer paso.

LOS 10 CONSEJOS DE RIGOR PARA SER UN BUEN LÍDER Y NO FRACASAR EN EL INTENTO

Dicen que el ego es el principal enemigo del buen liderazgo porque un líder egocéntrico sólo está pendiente de sí mismo, de sus propios puntos de vista, de sus necesidades personales y toma las decisiones según lo que le conviene más a él y no al grupo.

Todos hemos tenido oportunidad de toparnos con alguien que se cree el centro del mundo, que piensa que los demás estamos para obedecer y, además, disfruta intimidando a quienes se encuentran a su alrededor. Por lo general, se trata de un personaje desagradable y despótico con quien nadie quiere quedarse a solas, pero también puede ser de esas personas que delante de la gente se muestran aparentemente empáticas, cuando en realidad son sencillamente insoportables en su vida personal.

El líder egocéntrico sólo piensa en él mismo, cree que se sabe todas las respuestas y que nunca se equivoca. Su actitud frente a los demás es de superioridad porque considera que nadie está a su altura y las reglas fueron creadas para todos, menos para él. Suele ser rígido y de mente cerrada porque contempla todo desde un solo punto de vista: el suyo. Siendo así, no busca comprender a los demás porque está enfocado exclusivamente en su ascenso y proyección personal. Aunque para esto tenga que pasar por encima de otros.

Para ejercer un buen liderazgo, todos requerimos tener canalizado nuestro ego porque de allí proviene nuestra autoconfianza, nuestra seguridad en la toma de decisiones, nuestra capacidad de resolver problemas (en medio incluso de situaciones apremiantes) y nuestra autovaloración.

En lo que no debemos caer es en la sobrevaloración de nosotros mismos y en eso sí que pienso que debemos ser estrictos. Tan enfermo está quien se subestima a sí mismo como quien subestima a los demás.

Tomando en cuenta todo lo que te he expuesto hasta aquí, te sugiero que en cualquier situación que tengas que ejercer el rol de líder recuerdes lo siguiente:

  1. Antes que tus propios intereses, lo primordial es trabajar por el bien común.
  2. Donde vas tú, van todos. En la unión está la fuerza.
  3. Ni eres rey ni los miembros de tu equipo son tus súbditos.
  4. Eres quien tienes la responsabilidad de mostrar el camino, pero vas avanzando en grupo.
  5. Tu gente es tu fortaleza y ellos confían en ti.
  6. Conocerte a ti mismo te permitirá saber con qué recursos personales cuentas, pero conocer a tu equipo determinará cuán lejos llegarán en manada.
  7. Muchas veces sentirás cansancio, especialmente cuando los objetivos planteados no se estén cumpliendo con la rapidez deseada. En ese caso, date un respiro para descansar pero continúa hasta vencer el obstáculo.
  8. Siempre ponte en los zapatos del otro. Esto generará empatía en tu grupo y fortalecerá los lazos entre ustedes.
  9. Si haces bien tu trabajo, con tu ejemplo despertarás a nuevos líderes.
  10. Siendo un líder con un ego saludable, tendrás la dicha de trabajar con equipos motivados.

Y tú ¿Crees que puedes ser un buen líder? ¿Dónde encuentras la mayor dificultad? Déjame tu comentario y conversemos al respecto, ¡me encantará responderte!

Gracias por llegar hasta aquí. Si te ha sido útil la información, por favor déjame un “me gusta” para que pueda llegar a más líderes en potencia, suscríbete para que recibas en tu correo la notificación cada vez que yo agregue una entrada nueva, y comparte este artículo con tus amigos para que también pueda ayudarles a ellos a despertar su líder interno.

Para que algo ocurra, hay que estar dispuesto a dar el primer paso.