SECCIÓN «LIDERAZGO Y DERECHOS HUMANOS»: 6 puntos básicos que debes conocer sobre el derecho a la igualdad.

He estado observando con detenimiento la dirección de los acontecimientos y la incongruencia entre lo que se promueve acerca de los derechos humanos, particularmente sobre lo referente a la igualdad, y lo que vemos suceder en la realidad diaria. Por tal motivo, he decidido dedicar una sección al ejercicio del liderazgo enfocado en los derechos humanos. No soy especialista en el tema, pero quiero aportar semanalmente nociones elementales acerca de los derechos humanos, básicamente para sembrar conciencia y contribuir a llamar la atención al respecto. Sobre todo por el cambio de paradigma que estamos viviendo en estos tiempos.

6 puntos básicos sobre el derecho a la igualdad:

1) El derecho a la igualdad se refiere al derecho que tenemos todos los seres humanos a ser iguales en dignidad, a ser tratados con respeto y consideración y a participar sobre bases iguales en cualquier área de la vida económica, social, política, cultural o civil.

2) Este derecho corresponde a la igualdad de oportunidades y libertades, sin discriminar a las personas con discapacidad. Un ejemplo de este derecho es el derecho a trabajar de acuerdo a su discapacidad y a recibir salarios igualitarios con otras personas.

3) Se puede decir que la igualdad se refiere a que todos los seres humanos tenemos el mismo valor y debemos ser tratados por igual, independientemente por ejemplo, de nuestro origen étnico, nuestra orientación sexual o nuestra discapacidad, en caso de sufrir alguna. En este sentido, La Declaración Universal de los Derechos Humanos asigna el mismo valor y derechos a todos los seres humanos.

4) En realidad, las personas no somos iguales, sino equivalentes. Tenemos los mismos derechos y somos iguales ante la ley. Por tal razón, estos derechos humanos son un importante punto de partida para toda sociedad democrática y son cruciales donde, uno o más grupos de personas se encuentran en desventaja y son discriminados en forma reiterada.

5) La igualdad implica que el varón y la mujer son iguales ante la ley. Asimismo, la ley deberá establecer mecanismos e instituciones suficientes e idóneos para garantizar la igualdad y promover la equidad de género, especialmente en el caso de mujeres trabajadoras y jefas de familia, además de proteger la organización y el desarrollo de la familia.

6) Según el modelo Marxista, la igualdad social es un valor fundamental para una sociedad mejor,​ con más justicia social, más cohesión y se considera una condición para el ejercicio de los derechos civiles y políticos y la consecución de una vida digna (derechos económicos, sociales y culturales). A partir de esto, tenemos entonces que, independientemente del lugar donde vivamos, la igualdad es un derecho humano fundamental. Promover la igualdad es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana: desde la reducción de la pobreza hasta la promoción de la salud, la educación, la protección y el bienestar de las niñas y los niños.

En teoría, contamos con nuestros derechos y con instituciones creadas para velar por ellos. Ignorarlos nos significa una barrera que podría ser derribada por la información, pero ahora te pregunto ¿Cuánto podemos modificar la realidad con tan solo conocer nuestros derechos? ¿Crees que conociendo cuáles son nuestros derechos y cuáles son las instituciones a las que podemos acudir podemos empezar a hacer alguna diferencia? ¿Crees que si nos documentamos debidamente podremos ejercer un liderazgo social más efectivo?

Te recuerdo que en esta era de revolución digital las empresas están especialmente interesadas en líderes que defiendan las causas relacionadas con el medio ambiente y los derechos humanos. ¿Estás preparado para enfrentar los desafíos de esta nueva era en cuanto al derecho a la igualdad?

Espero con ansias leer tus comentarios. Si te ha gustado por favor deja un «me gusta» y si te ha parecido importante recuerda compartir para que esta información pueda llegar a más personas.

¡Hasta la próxima semana!

Para que algo suceda, hay que estar dispuesto a dar el primer paso.

SECCIÓN “NUEVO LIDERAZGO Y DERECHOS HUMANOS”: ¿Qué quiere decir que los derechos humanos son universales?

Los derechos humanos son universales y esta universalidad resalta que todos los derechos calificables de humanos son poseídos por todos los individuos, de todas las épocas y todos los lugares, en virtud de que todas las personas somos iguales por naturaleza. Se trata de normas jurídicas que deben ser imperativas, lo cual significa que deben ser protegidas y respetadas por todos los Estados. Son indivisibles.

Los Pactos o Tratados Internacionales son instrumentos jurídicamente vinculantes para respetar y garantizar los derechos humanos por parte de los Estados. Al ratificar estos instrumentos, los Estados se someten a un orden legal en el cual asumen libre y soberanamente obligaciones internacionales, no con otros Estados, sino con los derechos humanos de cada persona bajo su jurisdicción.

En virtud de ello, se crean normas jurídicas, se establecen instituciones con la función de dictar las medidas necesarias para cumplir garantías de protección y atención, y se crean mecanismos que permiten exigir jurídicamente el cumplimiento de estas obligaciones y sancionar su incumplimiento.

Si los Estados fallan, los ciudadanos tienen a su disposición los sistemas internacionales de tutela y protección de los derechos humanos en Naciones Unidas y los sistemas regionales y sub-regionales del continente americano; así como estos sistemas tienen la facultad legítima de actuar para proteger a los ciudadanos, frente a violaciones de sus derechos.

Actualmente, se sabe que las compañías están cada vez más interesadas en líderes comprometidos con el medio ambiente y con los derechos humanos. ¿Crees que estamos en capacidad de ejercer ese compromiso? Si respondes afirmativa o negativamente, me gustaría que me dejaras en los comentarios la justificación de tu respuesta. Este es un tema que nos concierne a todos y no deberíamos esperar al último momento, al de la violación, para pronunciarnos con respecto a él.

En lo personal, pienso que antes de apresurarnos a considerarnos líderes en cualquier sector, necesitamos formarnos también en materia de derechos humanos y medio ambiente, si queremos ser fieles representantes del nuevo liderazgo del siglo XXI e ir a la par de los tiempos que nos está tocando vivir.

Te agradezco el haber llegado hasta acá y, si te interesa ahondar en este tema tan crucial en esta época, te invito a leer esta sección cada lunes. Y si te ha gustado esta información, por favor deja un “me gusta” y comparte para que pueda llegar a otras personas interesadas en el ejercicio del nuevo liderazgo del siglo XXI.

Para que algo ocurra es necesario estar dispuesto a dar el primer paso.